Clases de Natación para Niños Cerca de Mi - Sep 2022

Inicio > escuelas > clases de natación para niños cerca de mi


Las mejores clases de natación para niños cerca de mi ubicación.

Arecibo pr
Bayamon pr
Brooklyn ny
Brownsville tx
Caguas pr

Carolina pr
Chicago pr
Dallas tx
Edinburg tx
El Bronx ny

El Paso tx
Fort Worth tx
Hayward ca
Hialeah fl
Houston tx

Laredo tx
Miami fl
New York
Newark nj
San Juan pr

Clases de natación para niños por estado.

Puerto Rico

¿Por qué es buena la natación para los niños?

La natación tiene numerosos beneficios para quienes la practican
La natación tiene numerosos beneficios para quienes la practican

La natación es un deporte que está indicado para personas de todas las edades y se trata de una actividad física muy completa. Trabaja todos los grupos musculares, la coordinación motora, el sistema respiratorio y el sistema circulatorio.

Además de estos beneficios físicos evidentes, contribuye al desarrollo de la autoconfianza y la independencia.

La natación infantil se destaca por ser un ejercicio aeróbico que ofrece muchas ventajas a los pequeños. Desde disfrutar de la actividad de ocio activa hasta reducir los factores de riesgo relacionados con enfermedades cardiovasculares.

En definitiva, el agua es el medio idóneo para desarrollar numerosas aptitudes físicas, neurológicas y psíquicas.

Por otro lado, todos en la familia deberían aprender a nadar porque esta destreza juega un papel importante al momento de ayudar a prevenir ahogamientos, una de las principales causas de muerte en niños.

Es por ello, que tanto los padres como los niños necesitan aprender a nadar ya que es la mejor forma de que el tiempo en espacios acuáticos sea seguro y divertido.

Puede que te preguntes ¿Cuándo es el mejor momento para que mis hijos comiencen clases de natación? o ¿Qué debe ofrecer un buen programa para que los niños aprendan a andar? Sigue leyendo este artículo y descubre lo que debes tener en cuenta antes de decidirte por algunas de las escuelas de natación en Estados Unidos.

 

¿Cuándo es recomendable que un niño aprenda a nadar?

¿Te interesa que tus hijos aprendan técnicas de natación para principiantes? ¡Es una decisión muy acertada que contribuirá positivamente en el desarrollo de los más pequeños de la casa!

Eso sí, cuando se trata de la educación para niños, es indispensable que nos aseguremos bien qué es lo más recomendado para su edad y buscar siempre lo mejor para ellos.

La Asociación Americana de Pediatría (AAP) ofrece sugerencias sobre cuándo es el momento ideal para que los niños comiencen las clases de natación. Por una parte, hay que tener presente que no todos los niños se desarrollan al mismo ritmo, por lo que no siempre están listos para aprender a nadar a la misma edad.

En este sentido, al tomar la decisión de llevar al niño a clases de natación, debes tener en cuenta su desarrollo físico, la madurez emocional, si tiene alguna limitación en sus habilidades y el nivel de confianza en el agua que ha desarrollado.

De acuerdo a las recomendaciones de la AAP, es ideal poder iniciar las clases de natación a partir del año, ya que esto constituye una medida de protección extra contra el ahogamiento infantil.

Clases de natación padres y niños pequeños o en edad preescolar

Las clases para aprender destrezas de supervivencia en el agua y las de natación son elementales para reducir el riesgo de ahogamiento en niños que van desde el año hasta los 4 años.

Estas clases son sugeridas tanto para los padres como para los niños pequeños porque son la mejor forma de crear hábitos de seguridad en el agua y empezar a prepararlos para que aprendan a nadar.

Clases para niños mayores de 4 años

Cumplidos los 4 años, la mayoría de los niños están preparados para recibir clases de natación. Por lo general en esta edad ya se encuentran preparados para aprender diferentes técnicas para sobrevivir en el agua, como flotar, pedalear y encontrar un punto de salida.

Al cumplir 5 o 6 años, casi todos los niños que ya están tomando clases de natación, aprenden a nadar con el estilo crol de frente (mejor conocido como estilo perrito) Para esta edad, si su hijo no ha comenzado las clases de natación, entonces debe hacerlo ahora.

 

Clases de natación para bebés ¿Están recomendadas?

La natación para bebés menores de 4 años no está recomendada
La natación para bebés menores de 4 años no está recomendada

No. Las clases de natación para bebés menores de un año no se recomiendan porque no existe todavía evidencia de que esto reduzca los riesgos de ahogarse.

Los bebés pequeños se adaptan con mucha facilidad al medio acuático, incluso más que los mayores. Incluso presentan movimientos reflejos asociados al nado, pero no quiere decir que puedan nadar por sí solos.

Los bebés menores de un año todavía no levantan o sacan bien la cabeza fuera del agua, por lo que se les dificulta tomar aire para respirar. Es a partir de los cuatro años que los niños tienen la madurez física y motora para aprender a nadar.

Sin embargo, esto no quiere decir que los juegos acuáticos están prohibidos para los bebés. Todo lo contrario, acompañados de los padres, fomenta el gusto de los pequeños por estar en el agua.

Es por ello que puedes inscribir a tu bebé en clases de natación para padres e hijos a fin de que comience a sentirse cómodo en el agua. Tal vez termine siendo una actividad que disfruten mucho juntos.

 

¿Cómo son las clases de natación para mi hijo?

Si quieres encontrar los mejores cursos de natación para niños, lo primero que debes tener presente es que estas clases suelen impartirse en tres fases:

  • Supervivencia: Para ayudar al niño a familiarizarse con el agua, aprender cómo respirar y, un poco más adelante, a flotar. Una vez que la confianza está bien establecida, se empieza a instruir sobre la propulsión dentro del agua.
  • Autonomía: En esta etapa el instructor de nado ya trabaja con movimientos de desplazamientos, saltos y otros juegos dentro del agua.
  • Técnica: Cuando la natación se practica como disciplina deportiva. En esta fase los niños aprenderán estilos y modalidades de nado, incluso para participar en competiciones.

Cuando los niños van a clases de natación hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • La intensidad de las sesiones debe ir en aumento progresivamente.
  • Comenzar poco a poco hasta que el niño pueda alcanzar tres sesiones por semana de 30 minutos cada día.
  • Es imprescindible que se duche antes y después de cada clase.
  • Asegurarse que la piscina esté a una temperatura ideal para nadar.
  • Equípalo con calzado adecuado, gorro y gafas.
  • Usar siempre protección solar recomendada.

Siguiendo estas sugerencias, puedes lograr que tu hijo disfrute de las clases de natación y se sienta cómodo dentro del agua.

Para saber la ubicación de una escuela de natación para niños, entra en Google y echa un vistazo a la búsqueda “cursos de natación cerca de mí”. Así podrás localizar escuelas dedicadas a enseñar a nadar a niños que estén próximas al lugar en donde vives.

 

Beneficios de la natación en los niños

¿Quiere saber para qué sirve la natación en los niños? A continuación te mostramos los beneficios físicos, psicológicos y sociales que resultan de llevar a cabo esta actividad física desde temprana edad.

Natación infantil y desarrollo físico

  • Mejora la resistencia física y la condición cardiovascular del organismo.
  • Favorece el equilibrio, la coordinación y la adaptación espacial.
  • Incrementa la fuerza muscular y favorece el desarrollo precoz de las habilidades psicomotrices como gatear y caminar.
  • Los movimientos suaves y fluidos dentro del agua, si está a una temperatura agradable, ayudan a relajar a bebé, estimulan el apetito, promueven el descanso. Como consecuencia, los pequeños mejoran el carácter y comportamiento.
  • Amplía la capacidad de los pulmones y regula la circulación sanguínea.

Natación infantil y desarrollo psicológico

  • Fortalece la independencia y la autoconfianza del niño. Incluso si todavía no camina, el bebé que va a clases de nado se siente libre en el agua porque puede desplazarse y jugar en ella.
  • Es una forma de que los niños practiquen un deporte y al mismo tiempo se diviertan.
  • Constituye una medida de seguridad que aumenta la confianza de los peques dentro del agua y también la de los padres.
  • Cómo estimula la confianza en sí mismo, mejora la capacidad de comunicarse con otros.

Natación infantil y desarrollo social

  • Fomenta la socialización sin traumas.
  • Activa las sensaciones de satisfacción, diversión y espíritu de juego.
  • Permite que los chicos se desenvuelvan dentro del mundo de los juegos compartidos.
  • Ayuda al bebé a iniciar la socialización sin traumas.
  • Consolida vínculos de afectos familiares.
  • Introduce las conductas de autocuidado y los hábitos saludables.
  • Permite que disfruten la convivencia y el compartir con otros.

 

Recomendaciones al buscar una escuela de natación

Cuando busques instructores para que enseñen a tus hijos a nadar, no te enfoques únicamente en las técnicas o estilos de natación que estos promueven. También es fundamental que enseñen técnicas para sobrevivir en el agua.

Recomendaciones para encontrar donde enseñar a nadar a tu hijo
Recomendaciones para encontrar donde enseñar a nadar a tu hijo

Por ejemplo, todo niño debe saber cómo regresar a la superficie si está dentro del agua, nadar o impulsarse por lo menos 23 metros y salirse por completo del medio acuático.

Estas son algunas recomendaciones que debes tomar en cuenta cuando escojas una escuela de natación para niños de todas las edades.

Instructores con experiencia y bien capacitados

Asegúrate de que los instructores estén entrenados y cuenten con la certificación correspondiente. Deben haber seguido una formación relacionada con la enseñanza de la natación que también se encuentre acreditada a nivel nacional.

Además, es indispensable que dentro del recinto y durante las sesiones de clase estén presentes salvavidas o socorristas que tengan certificación vigente para practicar maniobras de primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar (RCP).

Hábitos de seguridad

En la escuela de natación para niños deben fomentar hábitos de seguridad tanto dentro como en las cercanías del agua. Presta atención que le enseñen al niño a nunca nadar solo o sin la supervisión de alguien adulto, como padres, instructores o salvavidas. Estas instrucciones deben recibirla antes de entrar a la piscina o cualquier otra superficie acuática.

Estrategias de supervivencia

Las clases deben estar enfocadas en ayudar a los niños a desarrollar habilidades dentro del agua, entre ellas el auto rescate.

Para ello incluyen diferentes condiciones realistas, como caerse al agua o nadar con ropa, para que los más pequeños aprendan a defenderse en esas circunstancias. En el caso de los niños mayores, es imprescindible que sepan qué hacer si otra persona tiene dificultades en el agua y buscar ayuda.

Clase de prueba

No todas las clases para aprender a nadar son iguales, así que lo mejor es que compares las opciones que están disponibles y escoger la que más se ajuste a la edad y las necesidades particulares del niño. Para aclarar todas tus dudas, solicita permiso para ver una clase antes de hacer la inscripción.

Durante la sesión de prueba, analiza: ¿Los instructores ofrecen atención individualizada? ¿Son amables y tienen experiencia con niños? ¿Los chicos tienen periodos demasiado largos de inactividad en los que tienen que esperar por su turno? Hacerte estas preguntas puede ayudar a dilucidar si esa es la escuela ideal para tu hijo.

Sesiones múltiples

A medida que los niños asisten a las clases, como padre debe ver que comienzan a progresar de forma gradual pero coherente. Una sola clase o unas pocas esporádicamente no les permitirá avanzar. Es mejor que continúen las clases hasta que puedan dominar técnicas básicas de supervivencia en el agua.

Por otro lado, hay escuelas que ofrecen diplomas de natación para niños que completan un programa establecido. Este es un plus que motiva mucho a los niños y les permite experimentar sentido de logro y superación.

Niños menores de 4 años

Cuando los niños son más pequeños (menores de 4 años) se vuelve todavía más apremiante escoger una escuela calificada para atender a este grupo etario. Es por eso que si tienes un niño que en esta edad, entonces necesitas que prestar atención a lo siguiente:

Ambiente apropiado

El infante debe sentirse y estar seguro durante toda la clase de natación. Además, las sesiones deben estar enfocadas a que el niño: Aprenda a nadar, tenga una relación sana y le tenga respeto al agua, desarrolle habilidades físicas, emocionales, sociales e intelectuales. Es de esperarse entonces que los encargados de enseñar sean expertos y tengan conocimiento al respecto.

Supervisión de contacto

La supervisión siempre es importante, pero con niños tan pequeños lo es todavía más. De manera que es indispensable que cuando los bebés y niños pequeños estén cerca del agua, un adulto esté muy cerca para que pueda ofrecer ayuda de inmediato.

Es muy común que este tipo de clases sean dirigidas tanto a los padres como a los hijos. Por un lado porque ayuda a que estén al tanto de lo que se debe practicar entre clases y porque es la mejor forma de tener supervisado al niño. Si no puedes estar con él durante las sesiones, entonces es mejor recurrir a clases particulares individualizadas.

Pureza del agua

Es usual que los niños pequeños traguen agua constantemente, incluso intentan respirar dentro de ella y pase por sus vías respiratorias superiores. Es por ello que es muy importante que el agua esté desinfectada correctamente y contenga la concentración adecuada de cloro.

Otro aspecto que hay que prestar atención cuando los bebés están en el agua es que usen bañadores con buen ajuste que impida las fugas de fluidos y desechos corporales.

Temperatura adecuada

El agua debe mantenerse a una temperatura cálida, pues el riesgo de hipotermia es mayor en niños menores de 3 años. Lo ideal es que en las clases de natación para niños pequeños, el agua esté a una temperatura que ronde los 30 a 34 °C.

 

No puedo pagar clases de natación para mi hijo ¿Qué puedo hacer?

Si el costo de las clases para aprender a nadar es una preocupación, entonces investiga si dentro de tu comunidad hay programas subvencionados por el gobierno para ayudar con el pago de las clases de natación en piscinas públicas.

También puede contactar con instructores y preguntarles si dan opción de pago por plazos o si hace descuento a personas que no estén en condición de pagar el monto completo.

En cualquier caso, si tienes hijos pequeños, lo mejor es que aprendan a nadar a esta edad. Así podrán ganar confianza rápidamente, aprenderán técnicas que los ayuden a defenderse dentro del agua y fortalezcan su condición física de una forma divertida.


Si te ha gustado esta información te agradecería que me ayudaras a difundir esta información en tus redes sociales o en tu blog personal. Seguro que otras personas que están en tu situación lo agradecerán.

5/5 - (2 votos)