¿Cómo limpiar una nevera por dentro y por fuera?

Inicio > ¿Cómo limpiar la nevera por dentro y por fuera?

De todas las habitaciones de una casa, posiblemente la cocina sea, junto con el baño, aquella en la que más esfuerzos debemos hacer a la hora de mantener unas condiciones de higiene óptima.

La cocina es el lugar donde cocinamos aquello que vamos a comer. En ella están los alimentos, las sartenes y ollas, cubiertos, servilletas… Eso hace que tengamos que ser muy conscientes de cómo se encuentran los diferentes electrodomésticos y los mantengamos en una situación óptima.

El frigorífico es el centro de la cocina. En él guardamos todos los alimentos, conservamos la fruta o la mantequilla o la leche y mantenemos la carne que guisamos el día anterior. Es por ello por lo que mantener la nevera como nueva debería ser una de nuestras prioridades.

Evidentemente, la limpieza con agua y jabón es una de las opciones mayormente utilizadas, y ofrece muy buenos resultados. Pero no resulta efectiva en casos en los que la suciedad, las manchas o los malos olores son demasiado persistentes.

Por ello, en este artículo te vamos a ofrecer los pasos necesarios para que tengas claro cómo limpiar la nevera, cómo eliminar manchas, eliminar malos olores del interior y dejar paredes y compartimentos como si acabaran de llegar del centro comercial.

Artículos que también te pueden interesar:

Estos son los pasos para limpiar y desinfectar la nevera:

Pasos previos antes de limpiar un frigorífico

Antes de proceder a realizar una limpieza a fondo de nuestro frigorífico, debemos tener en cuenta algunos pasos indispensables.

Trucos caseros para limpiar una nevera por dentro y por fuera
Trucos caseros para limpiar una nevera por dentro y por fuera

En primer lugar, es importante limpiar el frigorífico sin enchufar. Nuestro consejo es que apagues el frigorífico directamente de la pared. Entonces, saca todos los alimentos (también los que conservas en el congelador) y deja las puertas abiertas por un rato.

Si tienes dudas sobre qué hacer con tanta comida, una opción es planear con tiempo la limpieza del frigorífico. Por ejemplo, fijar el sábado de la semana próxima para llevar a cabo la tarea. Durante los días previos, es mejor ir consumiendo todo lo posible del frigorífico y el congelador.

De ese modo, no tendrás una gran cantidad de alimentos que sufra por la pérdida de la cadena del frío.

De todos modos, también puedes preparar varias neveras con placas de hielo y meter allí los alimentos congelados y refrigerados mientras limpias el frigorífico, para que estos sufran menos.

Respecto al tiempo adecuado que tiene que pasar entre limpieza y limpieza, los fabricantes recomiendan una pasada a fondo al menos una vez cada seis semanas. Con esto evitarás el desarrollo de bacterias y la creación de placas de hielo que bajen el rendimiento del aparato.

 

¿Cómo limpiar una nevera por dentro?

cómo limpiar una nevera por dentroCon el frigorífico ya vacío, toca proceder a limpiar bien todas las zonas interiores del electrodoméstico. En primer lugar, y si la limpieza no ha de ser muy profunda, el agua y jabón siempre funciona. Utiliza una bayeta suave o un estropajo de esponja.

Es conveniente que utilices esta u otra opción de las que te vamos a ofrecer, dejes que el frigorífico se seque bien antes de encenderlo y llenarlo de nuevo. Evitarás así la creación de nuevas capas de hielo de forma inmediata.

Si quieres saber cómo eliminar manchas persistentes o malos olores del interior, existen algunos productos no tóxicos (esto es importante, porque en breve habrá comida dentro) que ofrecen muy, muy buenos resultados.

1. Bicarbonato de sodio

La capacidad de efervescencia del bicarbonato lo convierte en un aliado muy conveniente como primer paso para limpiar una nevera muy sucia.

Mezcla un par de cucharadas de bicarbonato 30 g con 2 tazas de agua tibia (500 ml) y utiliza una bayeta nueva o un estropajo nuevo para realizar la limpieza.

2. El vinagre blanco.

Otro de los elementos más utilizados en la limpieza, dentro de los productos no nocivos, es el vinagre blanco. Este es un poco más agresivo que el bicarbonato, pero ideal para evitar que la nevera se impregne de un olor desagradable y para llegar a todos los puntos de paredes y compartimientos.

Diluye un vaso de vinagre blanco en el doble de cantidad de agua templada. Aplicar con un estropajo de esponja. Deja que actúe 5 minutos y procede a retirarlo con abundante agua.

Debes confirmar que todo está seco antes de encender de nuevo la nevera.

 

¿Cómo limpiar la nevera por fuera?

Cómo limpiar una nevera por fueraResponder a la pregunta de cómo limpiar la nevera por fuera es algo más sencillo. En primer lugar, porque generalmente solo hay algunas pequeñas manchas de uso, y después porque no está tan en contacto con los alimentos.

En este caso, bastará con utilizar un producto limpiacristales con un trapo limpio, preferiblemente de algodón. Si prefieres algo mucho más adecuado, existen algunos productos directamente preparados para la limpieza exterior de las neveras.

Una vez realizado el procedimiento con el producto elegido y eliminadas las posibles manchas de uso, te recomendamos retirar todos los restos que hayan podido quedar con otro trapo limpio. Así evitarás cualquier contacto con los alimentos que guardarás en la nevera.

 

¿Cómo limpiar una una nevera de acero inoxidable?

Si hablamos de neveras de acero inoxidable, es muy probable que pronto veas marcas de dedos y manos en la puerta del frigo. Son electrodomésticos más bonitos y modernos, pero más ‘sufridos’ a la hora del uso diario.

La única diferencia a la hora de limpiar respecto a los frigoríficos habituales es que tendrás que hacerlo más a menudo. Si lo deseas, puedes  utilizar jabón neutro o algún producto especializado para este tipo de superficies, para evitar que sufra menos.

 

¿Cómo limpiar un frigorífico nuevo?

Si te preguntas cómo limpiar un frigorífico nuevo, la respuesta es que debes seguir los mismos pasos.

En este caso en cambio te ahorrarás el esperar a que se descongele o deje de estar frío, además de tener que vaciarlo y conservar los alimentos durante el tiempo que dure el proceso.

 

Consejos para el mantenimiento de la nevera.

Una vez que se ha realizado la limpieza a fondo de la nevera, el principal consejo es dejar que se seque bien. Cuando hayamos confirmado que ya no queda ninguna zona húmeda, vuelve a introducir los cajones y estantes y enciende del frigorífico vacío.

Debes dejar que tome de nuevo temperatura sin ningún tipo de alimento en su interior, puesto que de otro modo harías sufrir de forma innecesaria a los motores del aparato.

Truco casero para evitar los malos olores en la nevera...
Se trata de una opción muy económica y para la que solo necesitas dos elementos: Limón y clavo. Abre el limón por la mitad y pincha unos cuantos clavos en la zona de la carne. Ponlo en la nevera hasta que se seque.

Otras persona optan por poner un pequeño recipiente con un par de cucharillas de bicarbonato que renuevan cada 15 días. Esta es otra opción para mantener el buen olor en el frigorífico.

Un importante y último consejo es que tomes conciencia de cómo el conservar de manera óptima tus alimentos ayudará a la preservación de la limpieza de tu refrigerador. Utiliza tuppers, bolsas de congelado, papel y otro tipo de envases que contribuyan a evitar manchas y que los olores se mezclen.


Si te ha sido útil esta información en la búsqueda de un notario público de Miami, te agradecería que me ayudaras a difundir en tus redes sociales o en tu blog personal. De esta manera otras personas que están en tu situación podrán beneficiarse.

Puntuación: