Dentistas infantiles: Dónde buscarlos y cómo elegir el mejor

Inicio > dentista cerca de mi > Dentistas infantiles

Los padres son los responsables de inculcar hábitos saludables en los niños lo que incluye enseñarles a cuidar sus dientes y llevarlos al dentista periódicamente.

Las visitas rutinarias a los dentistas infantiles ayudan a mantener sanos sus dientes y toda su boquita, así que es indispensable localizar un buen especialista en el cuidado y tratamiento dental para que atienda a los más pequeños de la casa.

¿Estás buscando dentista infantil en Estados Unidos? Entonces este artículo te interesa. Descubre a continuación cuándo es el momento ideal para empezar a visitar al pediatra dentista, cada cuánto tiempo hacerlo y qué hacer si ocurre una emergencia dental.

¿Cómo se llaman los dentistas que atienden a los niños?

A los dentistas infantiles o dentistas pediátricos se les conoce como odontopediatras. Esta es una rama especializada de la odontología que se encarga de tratar los problemas dentales de los niños, esto incluye bebés, niños y adolescentes.

Anteriormente, la atención tanto de niños como de jóvenes y adultos estaba a cargo de odontólogos generales. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha comprendido mejor el hecho de que los niños son pacientes con necesidades especiales.

Además, se han desarrollado técnicas orientadas al tratamiento de los dientes de leche, propiciando así el surgimiento de los dentistas especialistas en niños.

Por otro lado, el dentista de niños debe estar preparado para realizar una consulta que abarque la parte psicológica y pedagógica de la atención dental. Es indispensable que tenga empatía y la capacidad comunicativa para explicar de forma sencilla y tranquilizadora todo lo que está pasando. De manera que estos profesionales reciben instrucción relacionada con teorías conductistas y nociones sobre el refuerzo positivo.

 

¿Cuáles son los cuidados odontológicos más habituales que necesitan los niños?

Cuidados odontológicos más habituales que necesitan los niños
Cuidados odontológicos más habituales que necesitan los niños

La atención más común en la clínica dental para niños es el tratamiento de las caries.

De acuerdo a los especialistas, más de la cuarta parte de los pequeños en la edad de 2 a 5 años y más de la mitad de los jóvenes entre 12 a 15 años presentan caries cuando acuden al odontólogo. En estos casos, el dentista será quien decida qué hacer con el diente afectado.

Puede realizar un empastado después de eliminar y limpiar la caries o, si el diente está muy comprometido, tal vez decida extraerlo por completo. Para ello administra anestesia local, evitando molestias en la intervención.

Otro de los cuidados odontológicos más frecuentes en la clínica de dientes para niños es la aplicación de flúor, una sustancia que fortalece el esmalte dental y disminuye la incidencia de caries. Este procedimiento es sencillo y no causa molestias en los pequeños.

Por otra parte, algunos niños pueden desarrollar una dentadura separada o torcida. Por lo que el propio dentista evaluará cada caso y decidirá el tratamiento más conveniente. Tal vez recurran a la ortodoncia para alinear los dientes, favoreciendo su funcionalidad, mejorando la comodidad y la estética de los mismos.

Finalmente, y no menos importante, el control con el dentista de edad temprana suele implicar una limpieza bucal. Con esta se busca eliminar los residuos de alimento que han quedado atrapados entre los dientes y mantener la boca limpia y sana.

 

¿Qué labor realizan los dentistas infantiles de urgencias pediátricas?

A pesar de los cuidados que puedas dar a tus hijos para que estén sanos, siempre pueden ocurrir imprevistos. En especial porque los niños son muy activos y se mantienen siempre jugando, dando saltos y corriendo de un lugar a otro. En este sentido, es posible que en algún momento se presente una emergencia dental.

En general, una urgencia dental incluye cualquier situación que implique dolor y hemorragia en la zona bucal.

Las emergencias dentales más comunes en niños son:

  • Pérdida de un diente por golpe o caída.
  • Fracturas dentales.
  • Sensibilidad o dolor dental.
  • Lesiones en mejillas.
  • Labios o lengua, entre otras.

Cuando se trata de un paciente infantil lo primero que debes hacer es mantener la calma y llevarlo inmediatamente a la clínica dental pediátrica. Allí se encargaran de aliviar el dolor, reparar el daño estructural o abordar cualquier otro problema que puede empeorar si no se trata a tiempo.

¿Qué hacer en caso de traumatismo bucal?

Qué hacer en caso de traumatismo bucal
Qué hacer en caso de traumatismo bucal

Los traumatismos en la boca son frecuentes en los niños. Estos pueden resultar en consecuencias importantes y siempre causan alarma en los padres y en el pequeño que sufrió el accidente.

El área de la boca es propensa a sangrar copiosamente y esto hace que la experiencia sea todavía más desagradable.

De igual forma, es posible que los traumatismos bucales traigan lesiones dentales que quizá afecten la dentición permanentemente. Por eso, es obligatorio que acudas a un odontólogo que tenga experiencia trabajando con niños y que pueda atender la emergencia dental.

Cuando un golpe provoca la caída definida de la pieza dental, es importante no lavar el diente con ningún producto y acudir inmediatamente al dentista infantil cerca de mi. Mientras llegas a urgencias, busca el diente e intenta repararlo suavemente en su lugar. Si no es posible, coloca la pieza en leche o en agua. Cuando el niño es suficientemente mayor, intenta que él mismo intente mantenerlo dentro de la boca envuelto en su propia saliva.

 

¿Con qué frecuencia debe ir mi hijo a un dentista pediátrico?

La Asociación Dental Americana sugiere que los niños empiecen a visitar al dentista alrededor del primer año de edad. Aunque muchos odontopediatras sugieren la primera visita tras la salida de la mayoría de los dientes de leche lo que ocurre alrededor de los tres años.

Por norma general, después de la primera visita hay que llevarlos al menos una o dos veces al año cuando no hay ningún otro problema. Es posible que algunos pequeños y jóvenes requieran una vista más debido a alguna emergencia dental o por presentar caries.

 

¿Por qué debes llevar a tu hijo al dentista infantil periódicamente?

Los dentistas infantiles saben adaptar la consulta a las necesidades del niño y aprovechan para enseñarles buenos hábitos orales. Introducir la rutina de visitar al odontólogo con frecuencia y desde muy pequeños, ayuda a mantener esta costumbre cuando sean adultos.

Por qué debes llevar a tu hijo al dentista infantil periódicamente
Por qué debes llevar a tu hijo al dentista infantil periódicamente

Estas son algunas de las razones por las que es fundamental encontrar dentista cerca y llevar a los niños periódicamente:

Fomenta una buena higiene y salud bucal

Es completamente normal que los niños no tengan una higiene bucal correcta, porque ellos no saben cómo deben cepillarse.

Aunque los padres hacen lo mejor para inculcarle hábitos y buenas técnicas de cepillado, es el odontólogo quien puede determinar si la rutina que llevan es la mejor. De esta manera, pueden asistir e informar oportunamente a fin de disminuir drásticamente el riesgo de que el niño padezca algún problema bucal futuro.

Por otra parte, promover la salud y el cuidado bucal enseña al niño lo importante que es asistir al dentista y disminuye sus miedos a la consulta odontológica. Acudir periódicamente al odontólogo lo hará comprender rápidamente lo indispensable que es tener el cuidado de los dientes bajo control y así evitar inconvenientes.

Detección temprana de los problemas

Las visitas frecuentes al dentista permiten detectar a tiempo cualquier inconveniente en la boca y dentadura de los niños. El objetivo es dar solución oportuna a los problemas que comúnmente se presentan en esta edad, puede ser una caries, la infección o inflamación de las encías, etc. Así se evitará que siga desarrollándose el problema y se transforme en una situación compleja y difícil de controlar.

Seguimiento de los dientes de leche

Seguimiento de los dientes de lecheHay quienes piensan que los dientes de leche de los pequeñines no son tan importantes, ya que al final se caen y salen otros. Pero es todo lo contrario, son muy importantes porque estas son las piezas dentales que ayudarán al niño a masticar, hablar y pronunciar correctamente las palabras.

Muchos aprendizajes tempranos están relacionados con los dientes temporales y estos deben durar tanto como para alcanzar a que aparezcan los permanentes.

Además, los dientes de leche se encargan de reservar el espacio para los dientes nuevos definitivos. De manera que un diente de leche dañado puede terminar afectando los dientes permanentes, puede ser con una mancha o debilidad. Es por ello que la visita al odontólogo desde temprana edad es indispensable para la salud futura de los dientes.

 

¿Cómo calmar a un niño en el dentista?

Al buscar clínicas dentales para niños cerca de mí la preocupación más frecuente es cómo calmar al niño para que esté quieto durante la consulta con el dentista. A continuación dejamos algunas sugerencias que pueden ayudarte a mantener tranquilo a tu pequeño.

Llévalo al dentista para niños desde muy pequeño

El miedo a lo desconocido es una de las principales razones por la que los niños temen ir al dentista. Por lo que es mejor visitar a este especialista cuando todavía es pequeño, incluso si no hay ningún problema bucodental. Así el bebé se relacionará con el profesional, el consultorio y los implementos de trabajo, tomándolo como algo normal en su vida.

Algunos centros dentales permiten que los pacientes con niños hagan una visita social al consultorio. Allí los recibirán y darán un tour por las instalaciones antes de la fecha para la cita. De esta manera los niños se familiarizan con el lugar y las personas.

Usa un lenguaje positivo

Cuando prepares a tu hijo para ir al odontólogo, evita darle información excesiva e innecesaria. Tampoco es aconsejable que digas frases como “no dolerá” o “todo estará bien” porque si ocurre lo contrario, perderá la confianza en ti y en el dentista.

Cambia estas frases por otras más positivas, como “dientes limpios y fuertes” o que van a “eliminar los bichitos del azúcar” que están en los dientes. No menciones las palabras dolor o inyección y deja que el dentista explique el procedimiento con los términos que él ha aprendido para tratar con niños.

Visite un odontopediatra

Es mejor escoger un odontopediatra para que atienda a tu hijo. Estos profesionales han hecho dos o más años de formación especializada y se han vuelto expertos en tratar con pacientes pequeños.

Por otro lado, si estas en Estados Unidos pero eres hispano y en casa se habla español, entonces tal vez sea mejor buscar dentistas para niños que hablen español. Así, tanto tú como el niño, entenderán bien las explicaciones e instrucciones.

Ensayen en casa

Juega con tu pequeño a que van al dentista, este juego de roles ayudará al niño a comprender qué puede esperar en una consulta. Deja que cambie de roles, es decir, que en ocasiones sea el paciente y luego el dentista, para que sienta control de la situación. También puedes conseguir libros o cuentos que explican lo que hace el odontólogo y ayudan a prepararlo para la futura visita.

Trata de no transmitirle tus miedos

Si tienes miedo al dentista, los niños van a percibirlo. Así que empieza asegurándote de que tienes una actitud positiva o al menos neutra y no les hables de tratamientos dentales negativos del pasado. Si no sabes qué decir o hacer, deja que el profesional sea quien hable y de las instrucciones.


Si te ha gustado esta información te agradecería que me ayudaras a difundir esta información en tus redes sociales o en tu blog personal. Seguro que otras personas que están en tu situación lo agradecerán.

5/5 - (5 votos)